Las 5 cuentas bartenders Instagram que debes seguir

¡Y lo sabes! El hashtag #drinkporn y #bartender cada día gana más adeptos en las redes sociales. Por su glamour, sus filtros y su poca intrusividad, Instagram es una de las redes sociales que más nos gusta seguir y también, donde encontramos más actividad coctelera. Así pues, si ya tienes Instagram y te gusta el mundo de los cocktails te vamos a presentar las 5 mejores cuentas de IG que debes seguir. Are you in? Let’s mix it up!

Beautifulbooze

Cocktails en Instagram

Natalie Migliarini tiene un toque muy especial para hablar de coctelería y de sus combinaciones favoritas. Su blog, o mejor dicho, página web, tiene mil ideas de recetas de las cuáles rescata las fotos más in y apetecibles para su prometedora cuenta de Instagram. Una bartender con más de 22.9k seguidores y subiendo. ¡La última moda en cócteles desde Seattle with love!

Radsips

cocktails en instagram

Desde Chicago y de reciente creación, por eso, no os fijéis en los followers, ya os aseguramos que esta cuenta sufirá un BOOOM importante en breve, llega Radsips. ¿Quieres ver coctelería creativa? ¡Esta es la cuenta a seguir! Buenas fotos, packaging y sabor 100% americano.

Cocktailcrafty

cocktails en instagram

Nuestra bartender preferida de Baltimore. Bartender y blogera entusiasta que crea cocktails con mucho amor y buen gusto. En su Instagram podrás ver auténticas bellezas que nacen al combinar con cuidado y conocimiento alcohol, agua, azúcar y demás. ¡Descubre arte de un cóctel en imágenes!

Stirandstrain

cocktails en instagram

Elana de Stirandstrain tiene un IG para comérselo. Su Instagram nace de su blog que tiene el mismo nombre y que recomendamos visitar ya que fue nominado a mejor blog de cócteles en 2014. En su cuenta podrás ver deliciosas creaciones y además, ¡sus cocktails inventados!

Mixologyart

cocktails en instagram

MixologyArt es una empresa creativa que ofrece una experiencia única en la industria de bebidas. ¿Quieres saber más? Con más de 26.2k seguidores, esta jóven compañía ensalza el mundo del cocktail, te da a conocer nuevos bartenders, bares y creaciones worldwide. Un Instagram cuidado y el buen gusto por las fotos, les avalan.

¿Qué te ha parecido? Si, si, nosotros también tenemos Instagram, ¿todavía no nos sigues? Presta atención a nuestras creaciones en la red social de las fotos y si quieres tocar y probar, ¡ven a BonaVida!

Todo sobre el Negroni

De la Florencia de los años 20 hemos heredado este cocktail clásico que, a pesar de contar con casi 100 años, está más joven y actual que nunca. Simple pero a su vez complejo en sabores, es un cóctel que apasiona a quien los sabe apreciar, y de audacia sabía mucho la persona que inspiró el Negroni: el conde de Negroni.

Florencia, Italia, años 20. El punto neurálgico de reunión de la aristocracia europea y los nuevos ricos americanos. ¿Dónde se dejaba caer todo aquél que quería ser visto? En en Café Casoni, con su bartender Fosco Scarselli al frente. El conde Negroni era un hombre de costumbres: Americano, Vermouth y Campari a partes iguales. No obstante, un día decidió variar, y se dejó aconsejar por Scarselli: así que a ambos debemos, realmente, el nacimiento del Negroni, compuesto por Americano, Dry Gin y Campari, siempre a partes iguales. Sus creadores, satisfechos con el resultado, acordaron ponerle por nombre Negroni, en honor a uno de los clientes más fieles al Café Casoni. Y de allí, a la eternidad.

¿Y cómo servirlo? en un vaso Old Fashion, bajo y ancho. La importancia de las partes iguales es tan extrema, que si no es exacto, podemos arruinar el Negroni: más ginebra de la cuenta, y el sabor será demasiado fuerte y alcoholizado; demasiado vermut, y quedará demasiado dulce. Una rodaja de limón le dará el toque final. Listos para cerrar los ojos, paladear uno de los cocktails con más personalidad, y disfrutar.

Si quieres probar un buen Negroni, que las expertas manos de nuestro bartender Simone Guido te lo preparen, su receta nunca falla: Dry Gin, Campari y Vermouth dulce. Es uno de sus favoritos, además. Acompáñalo de un rica tapa, en BonaVida te aconsejaremos cuál es la perfecta para maridar con un Negroni. ¿Sounds like a plan?

Las mejores apps de cocktails

Si tus amigos son unos cocinillas y ya han llegado a un nivel que no vas a alcanzar, es hora que te decantes por otra disciplina. ¿Qué tal si tu pones las copas? Hoy te proponemos las mejores apps de cocktails. Be the bartender de tus cenas y sino, ya sabes, ¡ven a vernos a BonaVida! Ready? Las mejores apps de cocktails están aquí: let’s mix it up!

Cocktail Flow

Esta app te enseña a preparar deliciosos Daiquiris, Manhattan, Margarita, Old fashioned, Bloody Mary… como si fueras un mixólogo profesional. Desde la portada de la aplicación, podrás buscar las recetas según el destilado principal, el tipo de combinado e, incluso, el color del cóctel que tanto le apetece tomar. Cada preparado tiene ficha propia, con los ingredientes necesarios, una foto e instrucciones que, aunque están en inglés, guían paso a paso en su preparación. La app ya está disponible en iOS, Android y Windows Phone.

Drinkspiration

Esta app te asegura infinita inspiración para agitar la coctelera. Esta sofisticada aplicación pertenece a la marcaAbsolut y es gratuita para iOS.  Dispone de un catálogo con 500 recetas de combinados, pero eso no es todo, además, la app recuerda tus gustos personales y te recomienda que pruebes nuevos cócteles con los que refrescar tu paladar. ‘Drinkspiration‘ es la mejor carta de copas y la más fiel compañera de barra, que además, te obliga a explorar nuevos sabores y te proporciona sugerencias en tan sólo un segundo.

Mixology

Conocer bien las bebidas espirituosas, los destilados, su elaboración y, ante todo, su mezcla es todo un arte y se llama mixología. Porque no basta con vertir licores y frutas en un copa con diseño moderno; aquí se trata de buscar aromas, esencias… Y para eso existe ‘Mixology‘, una app que, según su descripción en la tienda de Google Play, sirve como “guía definitiva de recetas de bebidas y coctelería.” ¿La quieres? Ya está disponible para Android.

Top Martinis

¿Quién no querría saber preparar un buen Martini? Es todo un clásico de la coctelería, un acierto seguro y, en definitiva, una bebida que gusta hasta a 007. “Un martini seco, agitado, no revuelto”, exige el británico en casi todas sus misiones. Bond siempre pide este elixir, aunque, eso sí, con algunas variaciones, como el seco con cáscara de limón de Sean Connery, el simple cóctel con vodka de Pierce Brosnan o al estilo Vesper de Daniel Craig. ¿Quieres aprender a prepararlo? Descárgate ya la app para Android.

Bartender’s Choice

Si tu romance con la coctelería ya hace tiempo que existe, esta es tu app definitiva.  Bartender’s te ofrece una biblioteca de primera categoría de recetas de cócteles. Podrás ordenar las recetas por el tipo de licor de base, estilo de cóctel o “sensación” que desees. La app, además, también te da consejos sobre la guarnición que quedará mejor según tu elección. La aplicación te ayuda a perfeccionar tus habilidades y te invita a maridar estos cócteles con comida. Ya está disponible para iOS, ¿a que esperas?

Tanto si lo bordas como si fracasas, ya sabes que nuestro bartender, Simon Guido te sorprenderá con sus creaciones. ¿Tomamos un cocktail?

Las mejores ginebras para tu gintonic

Uno de los cócteles más extendidos en el mundo, tanto a nivel de coctelerías como en casas privadas, es sin duda el gin tonic. El boom que ha experimentado este combinado en la última década ha sido categórico y ha derivado en un conocimiento más amplio de las dos bebidas que lo conforman: la ginebra y la tónica. Una nueva generación de bebedores se está rindiendo a los encantos del intenso sabor y aroma de esta bebida espirituosa.

En su momento ya os hablamos de qué tónica escoger y de cuál era su origen, en esta ocasión en cambio, repasaremos cuáles son las mejores ginebras para lograr el gin tonic perfecto y armonioso.

Los orígenes de esta bebida destilada nos remontan a la Edad Media en las LowLands de Inglaterra, donde los destilados a base de enebro infundido eran remedios muy populares entre la población.
Fue en esa época que empezó a gestarse la receta actual. Su proceso de elaboración inicia con una aguardiente neutra, la cual es posteriormente expuesta durante un tiempo determinado a las bayas de enebro, el verdadero responsable de otorgar al brebaje ese carácter vigorizante tan distintivo y base de la bebida. Es en una segunda fase, cuando se le incorporan los “botanicals”, un completo surtido de ingredientes orgánicos que se añaden a cada ginebra para darle un perfil y sabor propio. De entre los botánicos más usados están hierbas, flores, frutos, cortezas o raíces.

Se sabe que contra gustos no hay disputas, no obstante, a continuación intentaremos citar algunas de las marcas más potentes y reputadas del panorama mundial y que servimos en Bonavida Bar cada día:

G’Vine
De origen francés, la destilería encargada de esta ginebra ha conseguido posicionarla en poco tiempo muy arriba de las listas top de este competitivo mundo. Tarea nada fácil y que ha logrado con dos versiones: G’Vine Nouaison y G’Vine Floraison hechas a base de cognac. Como su nombre indica, la “Floraison” ofrece más aromas florales y botánicos, mientras que la Nouaison está concebida para narices más precisas.

Citadelle
Muy equilibrada en alcohol y botánicos, se trata de una ginebra de origen francés elaborada con una receta recreada del siglo XVIII. Sobresale por su ligera esencia picante no muy usual y por premios como Gin Master 2010 de Londres.

Bulldog
Ginebra prenium inglesa a base London Dry que se ha colocado como una de las mejores del mercado por su perfecta relación calidad-precio, así como su estilosa botella de diseño toda negra y multi-galardonada en poco tiempo de vida.

Brockmans
Es una de las más consumidas globalmente y destaca por su marcado carácter e inusual aroma a frutas del bosque.

Hendrick’s
Sin duda una de las más conocidas y también más reputadas donde sea que vayamos. Su origen remoto en una destilería escocesa en 1886 y la perfecta infusión entre esencias de pétalos de rosa y pepino la hace una de las ginebras con más prestigio del mundo.

Como seguramente te has quedado con ganas de tomarte un gin tonic bien fresco después de enterarte de estas 5 grandes marcas, recuerda que en Bonavida podrás degustar estas y otras ginebras prenium con las mejores tónicas de la mano de nuestro bartender Simone Guido.

 

Ley seca: la época de menos alcohol y más creatividad

Así es, a menudo el ingenio y creatividad del ser humano se agudizan de manera soberbia en los momentos más complejos o adversos. Algo así es lo que pasó en la famosa prohibición del alcohol que vivió EE.UU. en la década de los años 20 y que se conoció como la Ley Seca (“Prohibition” en inglés), por aquello de que las botellas y surtidores de los bares quedaron vacías ante la imposibilidad de repostar legalmente el bourbon o la ginebra.

Fue en 1919 cuando el gobierno americano decidió vetar la fabricación y venta de bebidas alcohólicas como medida disuasoria ante el creciente consumo de la época. Dicha normativa, duró 14 largos años (hasta 1933) y tan sólo dejaba consumir alcohol con fines terapéuticos.

ley seca

Contra lo que pretendían las autoridades, fomentó dos hechos importantes: la formación de mafias y mercado negro alrededor de la venta de alcohol y además, a nivel creativo, a pesar de la veda, fue curiosamente la década donde surgieron más cocktails de los que hoy en día llamamos clásicos, como el Negroni, Whisky Sour o Bloody Mary.

De forma inaudita, la Ley, que procuraba impedir el consumo, logró por ejemplo que en 1925 que sólo en Nueva York se contabilizaran entre 30.000 y 100.000 bares clandestinos. Eran los tentadores y famosos “speakeasies“, locales escondidos donde sí se servía alcohol desafiando las autoridades y que obligó al gobierno a crear patrullas policiales especiales para controlarlos.

Otra de las consecuencias de la controvertida norma que secó los bares norteamericanos, fue el boom de los cocktails. Cuenta la leyenda, que aunque la “mixología” no era algo nuevo, durante esos 14 años muchos bartenders fueron creando nuevos cócteles con zumos naturales, azúcares o refrescos precisamente para enmascarar de esa manera el prohibido alcohol.
Otras versiones insinúan que ese auge vino en cambio por la necesidad de disfrazar el sabor ante la pésima calidad de algunos alcoholes (les llamaban de “garrafón”), provocada por la gran dificultad que tenían las destilerías para fabricar alcohol bueno y no casero, elaborado a escondidas sin las medidas correctas como se debería.

Sea como sea, la controvertida normativa americana, fue un punto de inflexión para el mundo de la coctelería. Y si analizamos las consecuencias, seguramente sean más las positivas que las negativas. No se evitó el consumo pero se perfeccionaron muchas cosas: como la aparición de nuevos cocktails o la mejora de los bares que incorporaron música en vivo para ser más atractivos.

Los cocktails de las celebrities

Las celebrities, sean cantantes, actores, actrices, presentadores o showmans, son embajadores naturales de muchas marcas de licores y espirituosos. Ya de forma indisociable, esas marcas han entrado en muchas casas (y en los paladares que habitan en ellas) de la mano de famosos que brindan su imagen a la causa. ¿Los repasamos?

Dita Von Teese, la reina del burlesque indiscutible, no duda en asociar sus momentos de placer (y los profesionales) al Cointreau. Es embajadora oficial de la marca desde 2008, y esta fructífera relación se ha materializado en actuaciones en presentaciones de la marca, diseño de cócteles e incluso un bolso muy chic para salir a tomar un copa.

Robin Thicke (o el autor de la ultrafamosa canción -y casi tan tatareada como “Happy”- “Blurred Lines”) lo tiene claro: no hay trago comparable a un Rémy Martin V. Las botellas, que además ha diseñado para la marca más conocida de fine champagne cognac, aparecen en el videoclip de su hit.

Los seguidores de Mad Men sabrán que su protagonista Joan Holloway (Cristina Hendricks) tiene un flechazo con el whiskey, y un Scotch en la mano es un compañero habitual de sus apariciones. Por contrato, es un Johnny Walker.

Joanne Holloway

La relación entre el cine y los licores parece ser que es fructífera, y va para largo. En Hollywood tenemos diversos ejemplos, desde un tatuadísimo Kiefer Sutherland que se convierte en un embajador canalla para un licor canalla (el tequila José Cuervo), a un elegante Clive Owen preparándose un on the rocks épico de Three Olives, el vodka más inglés que los bobbies.

Tampoco faltan los casos de estrellas del celuloide que, fascinados por el mundo de la destilería, se lanzan a crear su propia marca, como es el caso de Dan Aykroyd (Cazafantasmas) con el vodka Crystal Head. A él se le suman dos actores muy fans del tequila: Justin Timberlake, con el 901 Silver Tequila, y George Clooney, con Casamigos Tequila.

¡Qué maravilloso es el mundo de la coctelería! Sólo se necesita paladar, tiempo para disfrutar y una buena materia prima. Si a este trío se le suma un bartender que sepa transformar tus sueños en realidad, no querrás ser estrella de cine para sentirte especial. Simone Guido, nuestro bartender, es a quien buscas. ¿Nos vemos en BonaVida para disfrutar de un buen cóctel?

El siempre perfecto Dry Martini

Si los cocktails tuviera la capacidad de transformarse en persona, el Dry Martini sin duda, sería Bond, James Bond. El clásico cocktail que todos relacionamos con este seductor agente secreto contiene ginebra en lugar de vodka como él lo pedía. Un cocktail elegante, exclusivo y apto sólo para paladares exquisitos. ¿Cómo tomarlo? Por supuesto, agitado, no revuelto.

Este combinado de sabores secos, apareció en los años 20, en plena (valga la redundancia), Ley Seca. El Dry Martini se consumía como un cocktail ‘de puertas adentro’ por la dificultad existente en conseguir una buena ginebra. Aunque esta bebida era muy popular entre los contrabandistas, su calidad y resultado eran pésimos. Así que en esa época, únicamente los ricos podían permitirse tomar un Dry Martini. Puedes encontrar un ejemplo en la película The Purple Rose of Cairo, de Woody Allen. En el film, la jet neoyorquina tomaba Dry Martinis en su piso antes de dirigirse al club nocturno de moda.

Si volvemos por un momento a James Bond, el Dry Martini aparece por primera vez cuando él lo nombra en la novela de 1953 Casino Royale aunque con un nombre distinto: Vesper; nombre del personaje principal femenino de la novela, Vesper Lynd.

Dry Martini James Bond

El Dry Martini es una bebida refinada cuya receta tradicional contiene 1 parte de Martini extra seco, 1 parte de ginebra, 1 toque de orange bitter, 1 twist de limón y 1 aceituna verde aunque en BonaVida, le damos nuestro propio toque: 9 partes de ginebra, 1 parte de vermouth dry, un twist de limón y una aceituna.

El Dry Martini es un cóctel ideal para el aperitivo, tanto a mediodía como por la noche, la combinación de ginebra y Martini es suave y con un punto dulce, y el toque final de la aceituna conseguirá calmar nuestro apetito mientras nos sentamos en la mesa o llegan los primeros platos.

Cuando tomamos un Dry Martini nos sentimos elegantes, clásicos aunque con un punto canalla (gracias a su origen) que nos gusta mucho. Si todavía no te has atrevido con este cocktail o si estás buscando nuevas experiencias que consigan sorprender a tu paladar, nada mejor que un Dry Martini elaborado por nuestro maestro bartender.

Cuando el cocktail conoció al helado: el cocktail helado

Nuestro juego de palabras os sonará a la ya oldieCuando Harry encontró a Sally”, pero no es casual. El mismo clímax que parecía sentir Meg Ryan en la película es el que se experimenta con esta delicia de la coctelería: los cócteles con helado.

Mezclar destilados con helado tiene el gran acierto de aportar cremosidad, color, sabor, textura y frescura al combinado. Helados de limón, chocolate, vainilla o dulce de leche son el perfecto partner in crime del Bailey’s, cava, ron y cognac, entre otros.

¿Tendencia? La coctelería moderna nace gracias a la Ley Seca de los años 30 en Estados Unidos, y al ingenio de los bartenders de la época en los speakeasies, creando cócteles para enmascarar la mala calidad de los destilados clandestinos. Lo mismo pasa con los cócteles con helado: Jerome Adams, un joven bartender del Bayview Yacht Club, en 1968 mezcló ron, Kalhúa y helado de vainilla en un intento de hacerse notar y valorar por la clientela que había heredado de su antecesor (Curtis Hicks). Nació el Hummer, y en pocos años, bartenders de toda la geografía estadounidense, y más tarde internacional, le llamaban para pedirle la receta. Este cocktail pronto tendrá 50 años de historia, y Adams asegura que fue el ideólogo del primer cóctel con helado.

En cualquier caso, aunque la primera máquina para hacer helado se inventó en Estados Unidos (1846, Nancy Johnson), no fue hasta los años 50 que la incipiente indústria del helado revolucionó sus procesos de elaboración para cubrir una demanda cada vez mayor. Gracias a este desarrollo industrial, nuestro amigo Adams pudo tenir la genial idea de sustituir los sorbetes o frappés (que se utilizaban en la coctelería desde los años 20), por helado cremoso. ¡Bang!

El Hummer, el Grasshopper, el Peppermint o el Ron Banana, entre muchos, son herederos de este primer paso. Simone Guido, nuestro bartender, está preparando la nueva carta de cócteles y en ella puede que aparezca alguna creación cremosa. Mientras tanto, acércate al BonaVida y descubre estos cocktails clásicos con helado, acompañados de nuestros postres. ¿Te atreves a cruzar al lado dulce de la vida?

Mocktails: cocktails con mucho sabor… ¡y poco alcohol!

Los cocktails bajos en alcohol o cócteles con poco alcohol, además de ser tendencia, son una opción muy sabrosa para los que no toleran, o no les gustan los licores y espirituosos: descubriremos porqué estos cócteles sin alcohol, o mocktails, están ganando cada vez más adeptos entre las filas de los amantes del buen mixology.

El mocktail es la fusión de dos palabras inglesas,mock” y “cocktail” y aunque no existe correlación para este término en nuestro diccionario como tal, podríamos traducirlo como “simulación de cocktail”. En otras palabras, es un cóctel sin alcohol que no renuncia ni a la presentación despampanante de sus hermanos con graduación, ni al sabor.

Esta tendencia que empezó con fuerza en el 2014 sigue teniendo mucha aceptación porque los cocktails sin alcohol es la alternativa perfecta para aquellos que no quieran consumir bebidas alcohólicas, sea porque deben conducir, porque están embarazadas o den pecho, porque son abstemios por razones religiosas, médicas o de rendimiento deportivo, etc.

mocktails

Los grandes protagonistas de estos cocktails originales sin alcohol son los zumos de fruta, las tónicas, las colas y los refrescos. En su composición puede usarse también fruta fresca, lácteos y otros ingredientes que se fusionen bien en textura, sabor y color. Podemos encontrar desde creaciones originales, nacidas para ser un mocktail, hasta versiones sin alcohol de cócteles clásicos, en las que el alcohol se sustituye por limonada, gaseosa, tónica o la bebida que mejor se adapte para mantener el espíritu del sabor del combinado.

Nuestro bartender, Simone Guido, ha creado para nuestra carta cuatro mocktails deliciosos para sorprender a los paladares más exigentes: ¿Qué tu cuerpo pide el siempre apetitoso mojito? Sin problema, el que prepara Simone con ginger-ale, menta, lima y azúcar es insuperable. ¿Fan del Summer Dream pero no del vodka? Te sorprenderá su versión sin alcohol con albahaca fresca, frambuesa, zumo de limón, piña y jengibre. Si el ron no es lo tuyo, pero te encanta el Bananarama, no dejes de probar este delicioso mocktail con zumo de piña, pulpa de fresa, coco y plátano. Y por último, un clásico delicioso a la altura del archiconocido San Francisco, el Lady Sour, una delicadeza de zumo de piña, menta, lima y ginger-ale.

Si a estas delicias las acompañas de una buena tapa y una buena compañía… el plan es inmejorable, ¿verdad? ¡Vívelo en BonaVida y déjate mimar!

Foto © http://livetoeat.co.za/

Escuelas de coctelería: formando a futuros bartender

La coctelería es una pasión, y a todos los que nos ha enganchado, nos genera ganas de saber y experimentar más y más: aprender a ser un buen barman, aprender a hacer cócteles supremos (para después experimentar y crear los propios), entender cómo los cócteles complementan (y realzan) los sabores de la comida…

Se define a la coctelería como el estudio de la relación entre bebidas, frutas, flores, hierbas y en general cualquier ingrediente comestible que pueda transformarse en líquido. Tales mezclas, se realizan con distintos métodos de preparación.

Si tu personalidad es curiosa, es imposible que no te dejes cautivar por la coctelería: sabores, colores, olores, texturas… e infinitas combinaciones por delante. Un bartender puede asemejarse a un alquimista, que mezcla, prueba, testea las veces que sean necesarias para verter en el vaso el combinado que había imaginado. Perfecto en todos los sentidos, con precisión, y delicioso. No en vano el licor Bénédictine los inventaron los monjes benedictinos en el s.XVI para calmar los excesos de una buena comilona, un licor que aún se comercializa bajo receta secreta, y que incorpora 27 plantas y especies ¡Alquimia pura!

Hay numerosos cursos de cocktails disponibles en Barcelona en diferentes escuelas de coctelería, desde aquellos que te introducen al arte de preparar combinados para disfrute personal, hasta aquellos que convierten tu pasión en una profesión: la tendencia de cursos actual es la de bartender. Os sugerimos tres escuelas para hacer crecer tu entusiasmo por esta disciplina centenaria: dos en Barcelona, la Radical Bartending School (muy cerca de nuestro BonaVida) y Drinksmotion, y la internacional Diageo Bar Academy. En ellas encontrarás todo tipo de cursos: básicos, de perfeccionamiento, monográficos… Déjate seducir y sumérgete en el increíble mundo de los cócteles.

En cualquier caso, seas amateur o barman profesional, te esperamos en BonaVida para compartir este amor por los combinados que nos une: tras unas ricas tapas, brindaremos con unos cocktails preparados por nuestro World Class bartender Simone Guido, otro enamorado de su profesión que no entiende su vida sin los cocktails.