¿Sabes cuál es el origen de la tónica?

El agosto en Barcelona puede ser muy duro, el calor aprieta y la sensación de sofoca nos lanza en plancha a bebidas refrescantes. La tónica es una de las bebidas que más refrescan, además de ser uno de los actores principales de los más deliciosos cocktails y combinados.

La tónica es un refresco carbonatado aromatizado con quinina, un alcaloide que se extrae de la planta chinchona. El nombre, “tónica”, se tomó por las propiedades médicas que se descubrieron que contenía la bebida: efectos tónicos digestivos y nerviosos, antipirético, analgésico y… ¡antimalaria! Vamos a descubir el origen de la tónica.

Efectivamente, la bebida creada con extractos de la chinchona era una de las fuentes de sapiencia médica de los indígenas del Perú, y hay constancia histórica de que en 1638, el Virrey del Perú, se curó de la malaria con una infusión de esta corteza. A su regreso a España, se trajo consigo gran cantidad de cortezas de quino y lo introdujo en la corte. España empezó entonces un lento pero sólido monopolio de producción de chinchona, que ya en Europa se empezaba a usar como ingrediente principal para el remedio oficial contra la malaria.

En el s.XIX, Inglaterra y Holanda fletaron expediciones para recoger semillas en Latinoamérica e introducir la chinchona en sus colonias, para así saltarse el monopolio español. Tras numerosos intentos fallidos, Holanda consiguió implantar en Java, gracias a las semillas que Charles Ledger les vendió.

La tónica, tal cual la conocemos, nació cuando a la tradicional fórmula de agua carbonatada y quinina se les añadió ácido cítrico y azúcar, mitigando el potente sabor amargo de la quinina. Los avances tecnológicos de la naciente indústria química de finales del s.XIX al s.XX lo hicieron posible, y la proporción de quinina actualmente es muy reducida, pues se descubrió que en las dosis de la formulación tradicional, presentaban efectos adversos.

Hay infinidad de deliciosos cocktails que requieren la presencia de la tónica. Seguro que a tu mente acude rápidamente el Gin Tonic, pero hay muchos más: el Mojito, el Tequila Tonic, el Love Flour, Sangre de Momo… Simone Guido, nuestro bartender World Class tiene creaciones propias muy exclusivas con la tónica que sacudirán tu paladar, ¡te esperan en BonaVida!

Cómo preparar un buen Bloody Mary

La historia contemporánea de los cócteles es rica en creatividad, recetas y anónimos bartenders que supieron plasmar en un cóctel el pálpito de su sociedad. Acompáñanos, te descubriremos los entresijos de un clásico revitalizado, el Bloody Mary.

La historia del Bloody Mary en ocasiones se ha confundido con otro personaje histórico apodado igual: María Tudor, María I de Inglaterra, que pasó a los anales de la historia con el sobrenombre de Bloody Mary (María la Sangrienta). Su padre, Enrique VIII, auspició la creación del anglicanismo, una rama protestante que se escindió de las directrices católicas del Papa León X, en el s.XVI. Cuando María llegó al trono, revirtió las reformas religiosas de su antecesor y persiguió a los protestantes: con la condena a la hoguera de 300 de sus dirigentes, la leyenda de Bloody Mary había nacido.

La historia del Bloody Mary, nuestro cóctel estrella hoy, empieza en el Harry’s New York Bar de París, a manos de su bartender, Fernand Petiot, en 1920. Su combinado originario era una mezcla de vodka y zumo de tomate a partes iguales. El nombre lo propusieron dos clientes de Chicago, que comentaron que el color del cocktail les recordaba a la camarera del bar Bucket of Blood que ellos frecuentaban, y que apodaban Bloody Mary, una pelirroja de armas tomar.

Cuando Petiot se trasladó a Nueva York, la receta evolucionó al añadirle sal, limón, salsa Perrins y tabasco, adaptando su receta original a los gustos neoyorkinos de la época. La refinada clientela del King Cole Bar cambió el nombre de Bloody Mary a otro más discreto, Red Snapper. No obstante, como todos sabemos, el nombre que ha pasado a la historia es el más impactante, y también el más jugoso.

Para preparar un Bloody Mary de escándalo se necesitan 3 partes de vodka, 6 partes de zumo de tomate, una pizca de sola y pimienta negra, 3 gotas de salsa Worcestershire, 3 gotas de salsa de Tabasco y 10ml. de zumo de limón o lima. Prepáralo en un vaso mezclador, no en coctelera, y remueve suavemente con cucharita, sin agitar. ¡Listo para servirlo en un vaso Collins, decorado con apio!

Si además de degustar un Bloody Mary delicioso quieres descubrir qué platillos pueden acompañar a este cocktail, ven a BonaVida y déjate aconsejar por nuestro bartender World Class, Simone Guido. ¡No habrás probado nada igual!

El anís estrellado, rey del gin tonic

El anís estrellado es una de las especias para cócteles más conocida, por no decir que es el rey del gin tonic. Este botánico es uno de sus acompañantes más fieles, porque además de ser muy decorativo, tiene propiedades digestivas.

Dile anís estrellado o Illicium Verum, pero esta especie es un fruto, muy parecido al anís verde y es una joya visual y aromática que se cosecha del árbol justo antes de su maduración para conseguir la mayor cantidad de sus aceites esenciales. De hecho su nombre científico significa “el que atrae”, debido al atractivo aroma que desprenden sus flores. Es muy decorativa por su forma estrellada y su intenso color tostado: el contraste con el blanco roto y acuoso del gin tonic es de gran belleza. Este botánico debe ser una de tus primeras opciones si quieres aportar al gin tonic un matiz ácido y un sabor anisados que deja un suave aroma en el combinado.

Es también una de las especies más utilizadas en la elaboración de las ginebras premium, porque además de ecléctica, tiene un principio activo que facilita la digestión, elimina los gases intestinales y ayuda a aliviar los espasmos en la vesícula, estómago, intestinos y útero. De hecho, sus semillas contienen vitaminas B (tianina, niacina y riboflavina), A y C (antioxidantes), además de gran cantidad de minerales como el cobre, el hierro, el potasio, el calcio, el manganeso, el zinc y el magnesio.

Su origen es el sudoeste de China, y dicen que su introducción en Europa la llevó a cabo un marinero inglés en el s.XVI, en la época de los grandes exploradores. Hoy en día, crece en el Atlántico, Norteamérica y en las zonas tropicales y subtropicales de Asia.

¿Qué ginebras aplauden la llegada del anís a la fiesta? Citadelle, Port of Dragons, Master’s. De hecho, Citadelle incorpora el anís estrellado como una de los botánicos de su elaboración. Y hay más ginebras premium que explotan al sabor de un buen uso de las especies. Si quieres descubrir cuáles, trae a tu paladar hasta BonaVida y deja que nuestro bartender Simone Guido sea el perfecto maestro de ceremonias de esta fiesta.

Maridar tapas con cócteles

Maridar comida con cocktails es una de las tendencias de este año. Todo un arte que reta los conocimientos de los bartenders, porque integrar el cóctel con la comida requiere de conocimientos en ambas áreas. La riqueza de matices de la coctelería convierte a los cocktails en un acompañante natural de la comida, una experiencia en la que siempre sale ganando nuestro paladar.

Si eres fan de la ginebra y de la comida hindú o asiática estás de enhorabuena: son pareja perfecta, especialmente si la ginebra es muy botánica, porque combina con las especies de esa cultura culinaria. Ahora bien, el pescado blanco o los mariscos como las ostras, las navajas, o los mejillones se ensalzaran con un buen trago de ginebra con hielo. El Gin Tonic, si es Premium, te sabrá a gloria después de haberte comido un delicioso bocado de una hamburguesa de autor. Si el gin del Gin Tonic es más bien afrutado, el foie será tu segura elección. ¿Por qué? a las comidas muy proteicas y grasas les va de maravilla un cóctel seco o ácido, porque lo equilibrará y nos ayudará a limpiar la boca.

Tanto el ron blanco como el oscuro son un destilado perfecto. De hecho, un ron añejo con brie será una combinación exquisita. Si el ron se acompaña de un buen sashimi, también será de aplauso. Y en este caso concreto, parece que no podemos obviar un clásico asociado al ron: un buen puro.

De Rusia nos llega una costumbre muy arraigada: el vodka con el caviar. Y siguiendo este orden: tras cada cucharada de vodka, un buen trago de vodka: limpiará las papilas gustativas, dejándolas preparadas para paladear todos los sabores del caviar. En los países escandinavos, el vodka se asocia con el salmón, los pescados ahumados, los arenques y los cangrejos.

¿Hay tequila en la despensa? Si es un tequila blanco, no hay duda: pescados, mariscos y queso. El tequila reposado es la elección ideal cuando se piensa en comida mexicana, que está especiada con buena dosis de chili. El añejo, por contra, dará ese punto máximo a los postres y a los platos principales que sean dulces. Siempre, servido bien frío. El dulce rebajará la acidez del destilado.

Si te apetece un buen cocktail y quieres maridarlo con una tapa deliciosa, Simone Guido, nuestro campeón World Class, sabrá conquistar tu paladar.

5 cócteles para el verano

El verano es, precisamente, cuándo más nos apetecen los cócteles para refrescarnos y para mojar las conversaciones entre amigos en una terraza o en un local de copas. Disfrutar de un buen cocktail en una cálida noche de verano es un plan fantástico, y muchos optamos por clásicos como los mojitos, las margaritas, las piñas coladas, los daiquiris o los gin fizzies.

¿Os apetece probar nuevos sabores, con combinaciones sorprendentes? Hoy os proponemos 5 cócteles para el verano.

Seguramente, lo que llamará tu atención de las propuestas que vamos a mostrarte, es que muchas son recetas de hace más de 100 años. Como por ejemplo, el Spritz, el aperitivo por excelencia para los italianos del norte: elaborado con base de vino espumoso (prosecco), se empezó a rebajar con agua carbonatada en el s.XIX para mitigar su sabor fuerte. También lo conocerás como Aperol Spritz porque a la receta se le añade el punto amargo del Aperol.

En el Sea Breeze, encontramos otro de los ingredientes de moda para este 2015: los zumos. Es, desde finales de los años 20, el cóctel estrella para el verano en Estados Unidos. Inicialmente preparado con ginebra, granadina y zumos de limón, desde los años 70 se sirve con vodka, zumo de pomelo y zumo de arándanos. Una delicia que no puedes perderte.

También con zumos, el Hurricane es un cocktail de verano por antonomasia porque combina frutas y ron. Se fraguó durante la Segunda Guerra Mundial en New Orleans, en el Pat O’brien’s. Y fue fruto de una treta comercial de su propietario para librarse del ingente stock de ron que tenía.

El Cosmopolitan es un viejo conocido de todos, pero quizás no sabréis que su nombre original era Cabo Codder, porque fue en esta península de Massachussets donde se inventó la mezcla de vodka y zumo de arándano. Los yuppies de Nueva York, al añadir el Cointreau, se adueñaron de la receta, y le pusieron el nombre que ya todos reconocemos.

Y por último, un Diablo puede ser una gran alternativa para los amantes del tequila que quieren disfrutarlo más allá del Margarita: se inventó en 1940 en Mérida, México, y su receta original se compone de tequila, cassis, zumo de lima y ginger ale.

En BonaVida, nuestro bartender Simone Guido tiene propuestas tan originales, creativas y refrescantes como éstas. ¿Te acercas a disfrutarlas?

¿Te unes a la coctelería creativa?

¿Te apuntas a disfrutar de la coctelería creativa? ¿De los cocktails que marcan tendencia? Sorpresa, creatividad y sabores a raudales por descubrir, sólo necesitas ser una persona curiosa y conocer lo que en 2015 se está llevando. ¿Nos acompañas?.

Una de las tendencias más curiosas es la de reinterpretar los recetarios de finales del s.XIX y principios del s.XX a un estilo más actual (hay quien lo denomina “coctelería vintage”). Para sorpresa de muchos, un clásico como el whisky está triunfando en las barras de Nueva York, Londres y (claro está) Barcelona porque es tan versátil que puede se puede versionar con ron, como el Old Fashioned o el Manhattan.

Si además de gustarte los tragos elegantes y refinados, tienes un paladar foodie, no puedes perderte esta tendencia: maridar cócteles con tapas. La riqueza de matices de la coctelería creativa convierte a los combinados en el candidato ideal para acompañar cualquier bocado, sea dulce o salado. Por ejemplo, a comidas muy proteicas y grasas le irá de maravilla un cóctel seco o ácido, porque lo equilibrará y nos ayudará a limpiar la boca. Los mismo sucede con el dulce: unas trufas acompañando a un cóctel ácido rebajaran la acidez de esa bebida, así que es mejor que acompañen a un cóctel también dulce. En todo caso, siempre es recomendable maridar cocktails con comidas contundentes y de digestión lenta.

Si antes hablábamos del regreso de recetarios antiguos, no podemos dejar de lado otra tendencia que celebra un acontecimiento histórico: la Ley Seca de los años 30, en Estados Unidos. Seguramente en ocasión del 80 aniversario de esta Ley, están proliferando en las cartas de los mejores bartenders nacionales e internacionales los clásicos de esa época, como el Aviation, el Negroni o el Martínez.

En BonaVida estamos enterados de todas estas tendencias, y Simone Guido, las ha interpretado y personalizado en nuestra nueva carta de cocktails y de tapas para picar y compartir. ¿Listo para que tu paladar explote de placer? Acércate, y descúbrelo.

Los secretos de un bartender

Un bartender o barman es un artista en la preparación de tragos y cócteles, un especialista que conoce a la perfección sus herramientas de trabajo: los alcoholes, bebidas corbonatadas y zumos. Ni más ni menos, pero si de alguien te has de fiar, cuando quieres probar un cocktail nuevo, es de él.

El término bartender proviene del inglés, y significa “el que despacha detrás de una barra”, y por contrario a un camarero, no sirve a las mesas. Un bartender ejerce su reinado detrás de una barra, rodeado por sus armas de placer: licores de graduación de múltiples orígenes y sabores, junto a siropes, zumos y bebidas carbonatadas. Como veis, del significado original se ha derivado en la actualidad hacia un perfil profesional muy cualificado. Un bartender tiene un carácter creativo porque puede crear y recrear cócteles de forma ágil y rápida, pero es también alguien a quien le gusta el contacto con el público, a quien trata de forma cortés y refinada.

En su mente se almacenan decenas y decenas de recetas de cócteles, desde los más clásicos (mojito, cosmopolitan, daikiri, piña colada, gin tonic, bloody mary) hasta aquellos que han creado ellos mismos en respuesta a las tendencias y a su propia investigación creativa, como es el caso de los cócteles picantes. Y para ejecutarlas de forma rápida y precisa, dispone de sus propias herramientas como medidores, mezcladoras, barritas para remover (sin mezclar) y demás que convierten al arte de hacer cócteles en una ciencia precisa.

Un bartender, además, genera espectáculo cuando prepara y hace sus mezclas. No necesariamente como Tom Cruise, en la película Cocktail (1988), porque ese tipo de acrobacias con las botellas tienen nombre propio: Flair Bartending. Pero ver trabajar a un buen bartender es en sí parte de la experiencia. Ejecuta recetas en cuestión de segundos, te personaliza y decora tu copa de forma ágil, sincronizada, casi como un baile… y es deliciosa.

En BonaVida contamos con uno de los mejores barman de barcelona, Simone Guido. Después de estudiar un Máster en Coctelería Internacional, consiguió alzarse en 2009 con el título de Campeón de España por Heering Accesorize (llegando a la final de Singapur), y en 2012, con el World Class en España.

¿Quieres ver a nuestro equipo de bartenders, capitaneados por Simone, en acción? Acércate al BonaVida y pon a prueba su talento: te ayudarán a descubrir qué cóctel se va a convertir pronto en tu favorito. Y todo con una sonrisa, claro.

Cómo preparar un buen Margarita

El cocktail Margarita, es uno de los cócteles clásicos que nunca falta en ninguna carta. Este delicioso combinado de tequila, Cointreau y jugo de limón, por si no lo sabéis (y según muchos), dos orígenes muy románticos. ¿Nos acompañas?

Cuenta la leyenda que en octubre de 1938, en Rosarito (México), el barman que trabajaba en el Bar Rancho La Gloria (Danny Herrera), se enamoró perdidamente de la actriz norteamericana Marjorie King en una de sus visitas. Ella sólo toleraba el tequila, pero paradójicamente, detestaba su sabor, así que el laborioso barman experimentó hasta dar con una mezcla en la que el sabor del tequila se difuminaba, pero tenía el principal papel protagonista: el Margarita.

Otros cuentas que el Margarita se originó en el bar Hussong’s de Ensenada (México). Otro barman enamorado, Don Carlos Orozco, crea en el 1941 un cóctel para conquistar a la hija del embajador alemán, Margarita Henkel. Su receta para desatar la pasión fue el mezclar a partes iguales el tequila, Damiana y lima, servido sobre hielo en un vaso con montura de sal.

Hay quien la asocia a otro barman mexicano enamorado de Rita Hayworth, que antes de ser una de las diosas del celuloide norteamericano, era una joven mejicana que se llamaba Margarita Carmen Cansino.

Sea como fuera, el Margarita es ya uno de los cocktails de cabecera de cualquier carta que se precie. Su receta es sencilla, porque las medidas son: dos partes de tequila por una de Cointreau, jugo de limón, hielo fresco y sal para el borde de la copa. Agita los licores y el jugo en la coctelera, y prepara concienzudamente la presentación, porque en ella radica el impacto de un buen Margarita: impregna el borde de la copa con el jugo de limón, y pásalo por sal fina para que se impregne.

¡Voilà! Y si eres de los que prefiere beber a preparar, en BonaVida Nuestro bartender Simone Guido te preparará los mejores Margarita que hayas probado jamás. No exageramos.

La BonaVida empieza por nuestros cocktails

El universo de los cocktails es excitante, lleno de combinaciones, sabores, olores, colores. Se están inventando cocktails para satisfacer todos los paladares: secos, afrutados, agridulces, dulces…e incluso picantes. Y en BonaVida amamos la coctelería, tú sólo dinos qué te apetece y te propondremos un cocktail que te va a sorprender.

El Gin Tonic es, hoy en día, una de las estrellas de toda carta de cocktails que se precie. Es un clásico que se ha reinventado: ¿sabías que la ginebra tiene más de 400 años de vida? La inventó Franz de la Boé, investigando en 1625 en la Universidad de Leiden un producto que mejorara la función renal. El etanol, con bayas de enebro macerando en su alcohol, fue el resultado, ¡y en menos de 40 años la ginebra desbancó al vino y la cerveza como la bebida alcohólica más consumida en Inglaterra! Los ingleses se toman su Gin Tonic antes de la comida, para favorecer la digestión, aunque la costumbre en otros países es la de degustarlo después de comer. Sea antes, o después de unos platillos, todos tenemos claro que el mejor Gin Tonic es el que se prepara con cariño y se disfruta en buena compañía: tienes en nuestra carta dedicada a los cocktails elaborados con ginebra opciones desde las más clásicas, hasta las más atrevidas.

Al frente de todas las creaciones en coctelería está Simone Guido: él es el alma de todas las delicias que se gestan detrás de la barra. Lleva a su espalda mucho amor por la coctelería, y en su incesante búsqueda por experimentar e innovar ha ido cosechando éxitos como el título de Campeón de España en el concurso Heering Accesorize y finalista en la mundial de Singapur (2009) y ganador de la World Class en España en 2012 (en la final mundial de Londres, destacó entre los finalistas).

Tanto si eres de los que piensan que con un cocktail clásico acertarás, como si eres de los que quiere probar algo nuevo cada dia… ¡Simone es vuestro hombre! Dejaros llevar, sentaros, y prepararos para sorber lo que es la BonaVida. ¡Bienvenidos!