Cócteles de película

La historia del cine está íntimamente ligada a los cócteles.

En las películas de los años 20, 30 o 40 era raro no encontrar a alguno de los protagonistas con una copa en la mano. Una costumbre que se fue perdiendo según se acercaba el final del siglo XX, pero que ha dejado escenas memorables y recetas de bebidas deliciosas e inolvidables. Estos son nuestros cócteles de película favoritos:

  • ¿Quién puede recordar a James Bond sin imaginarlo con su Vodka Martini en la mano? ¿Y quién es capaz de pedir uno a su coctelero sin decirle: “mezclado, no agitado”?

cócteles película

  • El Daiquiri fue inventado a finales del siglo XIX por Jennings Cox, un ingeniero norteamericano que trabajaba en una mina de hierro cerca de Santiago de Cuba. A Cox ya no le quedaba ginebra y tenían que atender a unos invitados. No quería darles ron a secas, y, para mejorar su sabor, añadió zumo de limón y azúcar. Cox inventó el cóctel pero quien lo bautizó como Daiquiri fue un amigo suyo, Giacomo Pagliuchi, ingeniero minero de origen italiano. Su versión con plátano se hizo famosa en El Padrino II, y así se ha quedado en nuestras retinas.
  • Vodka, Cointreau, limón y zumo de arándanos. Es la receta del Cosmopolitan, la bebida favorita de Carrie en la serie y las películas de Sexo en Nueva York. El Cosmopolitan se popularizó gracias a las cuatro neoyorkinas que lo bebían hasta para desayunar.
  • Manhattan no es sólo un barrio de Nueva York, es también el nombre del cóctel que Marilyn Monroe bebía en la película Con faldas y a lo loco. Tiene whisky, vermú rojo y una nota amarga de angostura, un cóctel con carácter, como el que tenía la protagonista de la película.
  • Casablanca no es sólo una de las mejores películas de la historia, también es la culpable de que se popularizara el cóctel de champagne. Tanto se popularizó que ha salido en otras películas, como en Encadenados o en Desayuno con Diamantes. Por supuesto, el ingrediente principal es el champagne, además de azúcar, angostura, brandy, corteza de limón y, como colofón, una guinda.

Untitled design (2)

 

  • Con vodka, Kalhua, leche y azúcar se hace el Ruso Blanco, gran conocido como el cóctel de Jeff Bridges en El Gran Lebowsky, y popular en los años 50 en Estados Unidos. Está considerado un cóctel de sobremesa, aunque el protagonista de la película no se preocupaba de la hora en la que lo bebía.
  • El Moloko Plus ha sido adaptado hoy en día, pues el que salía en La Naranja Mecánica contenía opiáceos. Ahora está a nuestro alcance mezclando una parte de brandy, media de Pastis, media parte de licor de vainilla, una clara de huevo, y dos partes de leche.
  • Se ve que a los personajes que interpretaba Marilyn Monroe en la pantalla les sentaba bien tener un cóctel en la mano, porque en La Tentación Vive Arriba, el whisky sour era su favorito, y se dice que también en la vida real. Lleva bourbon, azúcar, limón, hielo y a veces clara de huevo.

¿Tienes algún cóctel favorito, uno que hayas visto que en alguna de estas películas? ¿Te atreves a probar alguno de los que te proponemos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *