Maridar tapas con cócteles

Maridar comida con cocktails es una de las tendencias de este año. Todo un arte que reta los conocimientos de los bartenders, porque integrar el cóctel con la comida requiere de conocimientos en ambas áreas. La riqueza de matices de la coctelería convierte a los cocktails en un acompañante natural de la comida, una experiencia en la que siempre sale ganando nuestro paladar.

Si eres fan de la ginebra y de la comida hindú o asiática estás de enhorabuena: son pareja perfecta, especialmente si la ginebra es muy botánica, porque combina con las especies de esa cultura culinaria. Ahora bien, el pescado blanco o los mariscos como las ostras, las navajas, o los mejillones se ensalzaran con un buen trago de ginebra con hielo. El Gin Tonic, si es Premium, te sabrá a gloria después de haberte comido un delicioso bocado de una hamburguesa de autor. Si el gin del Gin Tonic es más bien afrutado, el foie será tu segura elección. ¿Por qué? a las comidas muy proteicas y grasas les va de maravilla un cóctel seco o ácido, porque lo equilibrará y nos ayudará a limpiar la boca.

Tanto el ron blanco como el oscuro son un destilado perfecto. De hecho, un ron añejo con brie será una combinación exquisita. Si el ron se acompaña de un buen sashimi, también será de aplauso. Y en este caso concreto, parece que no podemos obviar un clásico asociado al ron: un buen puro.

De Rusia nos llega una costumbre muy arraigada: el vodka con el caviar. Y siguiendo este orden: tras cada cucharada de vodka, un buen trago de vodka: limpiará las papilas gustativas, dejándolas preparadas para paladear todos los sabores del caviar. En los países escandinavos, el vodka se asocia con el salmón, los pescados ahumados, los arenques y los cangrejos.

¿Hay tequila en la despensa? Si es un tequila blanco, no hay duda: pescados, mariscos y queso. El tequila reposado es la elección ideal cuando se piensa en comida mexicana, que está especiada con buena dosis de chili. El añejo, por contra, dará ese punto máximo a los postres y a los platos principales que sean dulces. Siempre, servido bien frío. El dulce rebajará la acidez del destilado.

Si te apetece un buen cocktail y quieres maridarlo con una tapa deliciosa, Simone Guido, nuestro campeón World Class, sabrá conquistar tu paladar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *