Armani Passeig de Gracia

Nuestros favoritos en Passeig de Gràcia: Armani

El Paseo de Gracia fue ya en sus inicios como paseo, en 1821, un lugar donde pasear y relajarse, un pulmón para el ocio de los ciudadanos. Con la edificación del paseo, dentro del proyecto del Ensanche de Cerdà, la beautiful people barcelonesa ocupó ese espacio, llenándolo de glamour, carruajes, vestidos parisinos para ver… y dejarse ver.

Ése espíritu exclusivo pervive, después de más de cien años. Algunos elementos arquitectónicos y urbanísticos siguen respirando, y atrayendo miles y miles de turistas. Pero el corazón de este paseo palpita también gracias a las tiendas de marcas exclusivas que aterrizaron para ser parada obligada de barceloneses y turistas que aprecian el lujo y la calidad.

De entre ellas, una de nuestras firmas favoritas es Armani. En 1975, de la mano de Giorgio Armani y su amigo y socio, Sergio Galeotti nacía Giorgio Armani, la eclosión de 25 años de experiencia de Armani dentro del mundo de la moda. Giorgio Armani, habrá quien no lo sepa, cursó tres años de Medicina, hasta que descubrió que su fascinación por el cuerpo humano se satisfacía vistiendo y ensalzando sus formas. Se hizo ayudante de fotografía del mítico “Il Rinascente”, el famoso almacén de ropa y complementos de Milán. Nino Cerruti se fijó en él en 1964, y lo fichó: allí Armani aprendió todo lo que se debía saber sobre la elección de las telas, el corte, la confección y la comercialización. Su vibrante personalidad le hizo destacar pronto como un creador original. En 1975, la leyenda de Armani empezó a caminar y a día de hoy es sin lugar a dudas una de las más influyentes en el mundo de la moda.

La del Paseo de Gracia es una de las alrededor de 300 tiendas que la marca tiene en 36 países. El universo del admirado Giorgio Armani puede encontrarse en su número 6, con las colecciones completas para hombre y mujer de Emporio Armani y Armani Jeans, la marca de ropa deportiva EA7 y un corner de Armani/Dolci, la gama de productos delicatessen formada por chocolates, conservas y tés.

Una visita a esta tienda es un viaje al buen gusto, a la elegancia, a la sencillez, al sexy chic y al saber hacer de una marca que con cada lanzamiento, conquista sin reservas.

Necesitarás reposar todas esas sensaciones, y para ello, nada mejor que un Cosmopolitan en el BonaVida, donde la gente guapa quiere estar, cuando está en Paseo de Gracia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *